Barbos a spinning

Inicio/Barbos a spinning

Barbos a spinning

José Carlos Carrascal 06 Apr 2016

El barbo es un ciprínido cuya alimentación puede ser muy diversa. Varía en función de la época del año y va desde pequeños invertebrados como insectos, gusanos, larvas… hasta pequeños peces o anfibios. También se alimenta de materia vegetal, por lo cual no es un pez con un carácter depredador tan marcado como por ejemplo el lucio o el black bass, no obstante en determinados momentos o épocas su voracidad puede hacer que sus capturas pescando con señuelos no sean meramente accidentales, e incluso que podamos planificar jornadas en las que sean nuestro principal objetivo.

En la península ibérica hay varias subespecies de barbos con diferentes peculiaridades pero principalmente van a ser 4 las que nos brinden más oportunidades: el barbo común, el barbo comizo, el barbo cabecicorto y el barbo gitano. El barbo común habita principalmente en las cuencas del Duero y Tajo, el comizo y el cabecicorto Tajo y Guadiana y el gitano Guadiana, Guadalquivir y prácticamente todos los ríos de Andalucía.

Entrando en aspectos técnicos de su pesca, el barbo es un pez cuya boca es más bien pequeña en relación con el cuerpo, aunque en el caso del barbo comizo, su boca es bastante más grande que en las otras subespecies. Este hecho nos va a obligar a reducir el tamaño de nuestros señuelos pues, si bien es cierto que podemos pescar perfectamente un barbo con swimbaits de 60 gramos y 20 cm o pikies de 6 pulgadas, no va a ser lo más corriente.

Podemos capturar a los barbos en diferentes capas de agua. En primavera y verano pueden subir perfectamente a superficie y podemos probar paseantes como el Murray, popers como el Buller (ambos de Caperlan) o hélices si la superficie del agua está un poco más rizada. Un buen barbo puede entrar perfectamente a un murray de 10 cm, aunque con este tamaño tendremos muchas más picadas fallidas, así que las medidas de 6 y 8 cm serán más adecuadas.

pesca-de-barbos

Los jerkbaits como el Quizer o el Glenroy son probablemente uno de los mejores señuelos, cuando los barbos están próximos a la superficie. En ocasiones las recogidas continuas y lineales nos darán resultados, aunque otras veces alternar jerks y paradas como si estuviéramos pescando bases o lucios puede ser una mejor opción.

Cuando están un poco más profundos, crankbaits como el Dobson y lipless como el Kowai también dan muy buenos resultados. La cadencia de recogida dependerá de la agresividad de los peces pero por lo general suelen atacar muy bien a señuelos de pequeño tamaño que se desplazan en línea recta.

Por último, cuando las aguas empiezan a calentarse de verdad y a estratificarse, podemos localizar numerosos grupos de barbos, si tenemos una sonda, persiguiendo a los alburnos a distintas profundidades. Hoy en día la mayoría de nuestros embalses tienen alburnos y en muchos de ellos el comportamiento de los barbos ha cambiado, al tener una gran fuente de proteínas que antes no tenían, la cual en muchos casos es prácticamente ilimitada. En este caso trabajar con pikies como el Iwaki o el Natori, o cucharas ondulantes como las Kea en sus diferentes gramajes y tamaños serán una acertada elección.

señuelos-barbos

Por último, la pesca con vinilo también puede ser una opción a tener en cuenta cuando vemos que a los barbos les cuesta coger los señuelos duros. Cualquier técnica (texas, microjigs, carolina, split shot, drop shot…) puede funcionar, siempre teniendo en cuenta que los vinilos tipo lombriz o pequeños shad, y de tamaños muy comedidos, serán más fáciles de tomar y retener en la boca esos instantes necesarios que nos den tiempo a clavar. Las picadas de los barbos suelen ser muy bruscas y potentes, pero también breves por lo cual tendremos que estar muy atentos si queremos materializar un buen porcentaje de las picadas.

Como precauciones especiales con estos peces os recomiendo tener el freno de combate del carrete lo más flojo posible, siempre que os permita clavar con garantías. La primera carrera de estos peces es sencillamente brutal, y muchas veces no nos dará tiempo a aflojar el freno del carrete si no lo tenemos correctamente regulado. Los riesgos de tener el freno de combate demasiado duro son muchos: rotura del hilo, desgarro de la boca del pez con el consiguiente riesgo de que se suelte o de que le provoquemos heridas innecesarias, o incluso que nos abran los anzuelos y se acaban soltando. Incluso con el freno flojo, después de una jornada con varias capturas tendremos que cambiar varios triples de nuestros artificiales, he probado triples de diferentes marcas, tamaños y resistencias y aunque los hay mejores y peores, aún no he encontrado ningún modelo que nunca se me haya abierto.

En mi opinión, cuando tenemos a los barbos agresivos, bien merece emplear alguna jornada a ellos, pues nos van a ofrecer unas picadas y unas primeras carreras que ningún otro pez de agua dulce va a poder darnos. Pondrán a prueba nuestros reflejos con sus picadas relámpago, nuestra pericia con el freno para saber cuándo darles hilo y cuando apretar para evitar que rompa el hilo con el fondo, y nuestra resistencia física, ya que después de sacar un buen puñado de barbos, es bastante probable que acabemos con agujetas muy serias… ¡¡Y benditas agujetas!!

Y finalmente una gran ventaja: hay barbos en prácticamente la totalidad de nuestras aguas (es un pez autóctono), así que si no tienes la fortuna de vivir en zonas en las cuales otros depredadores abunden, siempre podrás echar alguna jornada detrás de este pez tan deportivo.

No olvides devolver tus capturas al agua en perfecto estado, serán tus capturas del mañana…

Por | 2017-06-27T12:45:29+00:00 abril 6, 2016|Spinning Agua Dulce|1 Comentario

Acerca del autor:

Un comentario

  1. EL RETEL BLOG junio 20, 2016 en 12:05 pm - Responder

    Muy buen artículo enhorabuena.

    Es una modalidad con la que se disfruta al barbo muchísimo por su espíritu luchador, y que es muy agradecida con respecto a otras especies como pescar black bass o lucios que necesitan ser peces de gran talla para disfrutarlos al máximo, mientras que el barbo ya es un digno adversario con pesos de 500 gramos.

    Un saludo.

Deje su comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de elaborar estadísticas y analizar el uso de la página. Marque la casilla si consiente la instalación de cookies con las finalidades expresadas. Puede cambiar su configuración u obtener más información en nuestra Política de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar