El río de la vida

Inicio/El río de la vida

El río de la vida

Ahora que ha terminado la reproducción, la pesca es bastante entretenida. Muchos peces pequeños rondan la orilla y hay de casi todos los tamaños. En algún momento del día se dejan ver, por lo que pescaremos mucho a pez visto, una de las formas más emocionantes. Te voy a recomendar otra cosa, para mí tan imprescindible como la caña o el carrete: un par de gafas de sol polarizadas. La luz polarizada, a grosso modo, es la que encontramos en el reflejo del agua, que nos convierte algo transparente, como es el agua, en opaco. Las lentes polarizadas filtran ese reflejo en gran medida, ayudando una barbaridad a ver a través de la superficie del agua. Mi recomendación son las Caperlan prosky, con un color de lente que la hace ideal para agua dulce. Estas no sólo te va a permitir ver mejor los peces, sino que va a proteger tus ojos de despistes que pueden ser muy graves.

Volviendo al pez, tenemos la suerte de que el bass es un pez bastante descarado y al que le gusta la orilla, por lo que se deja ver con facilidad, sobre todo en tamaños pequeños o medianos, y siempre y cuando las condiciones de temperatura del agua y meteorología sean favorables. Ya te estoy avanzando que tenemos dos factores clave en la vida del bass: la temperatura del agua y la meteorología, muy estrechamente relacionada con la estación del año en que estemos. Hay algunos más, pero con estos rápidamente serás capaz de relacionar la época y meteorología, que te servirá para prever cómo pescar.

A grandes rasgos y tomando estos datos con muchas reservas (todas estas temperaturas tienen que ser estables, no un momento concreto), podemos dividir el año del bass en función de estos factores. Esto no quiere decir que sean una ciencia exacta, por suerte influyen otros muchos, lo cual hace que la ecuación sea bastante compleja.

El río de la vida | Blog Pesca Decathlon

La temperatura del agua y la meteorología son los factores clave en la vida del base

Tomando ciertas fronteras, podríamos decir que por debajo de 8º la pesca es muy difícil. Entre 8º y 12º tenemos situación de invierno, el bass se alimenta, pero poco y se suele concentrar en torno a los diez metros de profundidad. Si sabemos dónde, la pesca puede ser muy fácil porque la oportunidad de comer que tienen es escasa. Entre 12º y 14º estamos en prefreza. Hay un desplazamiento y los basses empiezan a alimentarse más activamente y más cerca de la orilla. Empezamos a ver los primeros y será importante localizar zonas con buenas características para hacer sus nidos. Es una época del año en la que puede ser difícil pescar algunos días, pero en la que hay una gran cantidad de peces grandes. Los más pequeños aún no están activos y los grandes necesitan alimentarse con avidez.

Después vendría la freza, cuando la temperatura sobrepasa los 15º de forma estable y tiene picos de 16º-17º. La freza del bass se hace en pareja de forma sencilla. El macho busca un buen lugar para hacer un nido, como un árbol o cobertura, y estará cerca de cambios de nivel o estructura. Estos dos conceptos son nuevos y van a ser muy importantes para tu futuro, así que no te olvides de ellos. Esta zona tiene que tener grava en el fondo, la cual será limpiada por el macho para hacer el nido. Si la localización es buena, atraerá a alguna hembra. Por tanto, a mejor nido y mejor zona, mayor será la hembra. Ambos están un tiempo juntos (puede ser alrededor de una semana, como máximo dos), tanto antes como recién puestos los huevos, hasta que la hembra abandona a su suerte al macho y a la puesta. A partir de este punto, las hembras se alimentan activamente para reponerse de semejante pérdida calórica y el macho queda al cuidado de los huevos primero y de los alevines después. Cuando los alevines pueden valerse por sí mismos, el macho abandona el nido, completamente demacrado pues no se ha alimentado o apenas lo ha hecho en este tiempo, que puede ser de unos dos meses. Cuando el macho deja los alevines estos ya son pequeños basses, distinguiéndose claramente todas sus características. Tendrán todos alrededor de un centímetro.

En postfreza, si localizamos a las hembras, tendremos jornadas memorables porque, pese a que los peces que no tendrán pesos récord, comerán francos y abundarán las capturas. Has de saber que las hembras son mucho más grandes que los machos (duplican holgadamente su peso, no tanto su longitud), pues ellas han de cargar con los huevos. Por tanto, buscaremos las hembras grandes para nuestros mejores recuerdos.

El río de la vida | Blog Pesca Decathlon

Las hembras duplican el tamaño del macho por cargar con los huevos

La freza termina con temperaturas superiores a los 20º y los basses vuelven a cambiar. Buscarán zonas de descanso, que pueden coincidir con aquellas de invierno, profundas, donde pasar las horas centrales de más calor y se alimentarán en los extremos del día y la noche, si esta es clara. Se acaba la primavera y entramos de lleno en el verano. Puede ser una época dura con los grandes, pero siempre podremos ver ejemplares de pequeño tamaño en las orillas patrullando o, simplemente, a la sombra de algo. Todo lo que mitigue la temperatura del agua, será un imán para ellos. Otro factor a tener en cuenta es que, a medida que avanza el año, el embalse cada vez tiene más vida. Por tanto, aunque a mayor temperatura del medio, un animal de sangre fría se tiene que alimentar más, también es mucho más sencillo que encuentre comida. El basse busca siempre comida y zonas donde puedan estar confortables. Si lo piensas, no son tan diferentes a nosotros, ¿no?

Cuanto más se caliente el agua más difícil se nos irá poniendo la cosa, pues más incómodos e inaccesibles estarán los peces. Pero cuando se produzca el cambio y la temperatura empiece a bajar, nuestras posibilidades volverán a aumentar y cuando baje de 20º de nuevo, empezará otra de las mejores épocas, el otoño. Los peces vuelven a estar cómodos y la paulatina bajada de temperaturas les indica que en algún momento llegará el invierno, cuando las condiciones para comer serán duras. Por tanto, hacen acopio de reservas y se alimentarán prácticamente todo el día y todo lo que puedan. Es una época divertida y que nos va a dar muchos peces de talla. Puede que también superemos nuestro récord después de la prefreza, por lo que suele ser el tiempo favorito de casi todos.

Las temperaturas irán bajando y cuando lo hagan por debajo de 14º, los peces seguirán alimentándose, pero ya cerca de sus cuarteles invernales. Si les sigues la pista y la latitud de tu zona lo permite (el límite inferior de temperatura del agua por encima de 8º), podrás pescar durante todo el año. Eso sí, la localización siempre va a ser la clave. Notarás que no hablo de meses del año, sino de épocas porque las estaciones meteorológicas, que vienen a ser las reales para nosotros, empiezan en momentos diferentes en las distintas zonas del país. Adecúa las indicaciones al sitio donde vas a pescar. De ahí la importancia de conocer la temperatura del agua que será nuestra más rápida guía (la meteorología varía demasiado).

Por | 2017-05-04T10:30:09+00:00 Julio 1, 2015|Spinning Agua Dulce|Sin comentarios

Acerca del autor:

Manuel Martín Fernández
Manuel Martín Fernández Decathlon Salamanca

Deje su comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de elaborar estadísticas y analizar el uso de la página. Marque la casilla si consiente la instalación de cookies con las finalidades expresadas. Puede cambiar su configuración u obtener más información en nuestra Política de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar