El sargo en la rompiente

Inicio/El sargo en la rompiente

El sargo en la rompiente

Manuel Alejandro Fernández Magdalena 08 Jul 2015
Manuel Alejandro Fernández Magdalena Decathlon Lugones

Su característica picada nerviosa, su nivel combativo incluso en ejemplares de poco porte todo ello sumado al batir de las olas y las fuertes corrientes, hacen de la pesca del sargo en la rompiente una pesca divertida y dinámica, debiendo adaptar nuestra técnica a las duras condiciones.

Para empezar, vamos a conocer las distintas especies de sargo que podemos encontrarnos en nuestras playas:

  • Sargo común (Diplodus sargus): color gris claro u oscuro, los ejemplares jóvenes tienen rayas verticales que desaparecen en los adultos generalmente. Podemos distinguirlo por la banda negra que rodea el opérculo. Alcanza pesos superiores a los dos kilos, siendo los ejemplares grandes de carácter muy combativo.
  • Mojarra (Diplodus vulgaris): cuerpo plateado con una característica banda negra en la base de la cabeza y otra en la cola.
  • Raspallón (Diplodus annularis): muy común en el mar Mediterráneo. Se caracteriza por las aletas pélvicas de una tonalidad generalmente amarillenta.
  • Sargo picudo (Diplodus puntazo): como su propio nombre indica se caracteriza por su morro afilado, con los incisivos inclinados hacia delante. Puede alcanzar tallas de hasta 60 cm. Su captura a surfcasting, no es habitual, no así con otras técnicas.
  • Sargo breado (Diplodus cervinus): puede alcanzar tamaños descomunales, superando los ¡¡5 kilos de peso!!. Quizás el más fácil de distinguir, por sus bandas plateadas y parduzcas. Los ejemplares adultos tienen los labios muy prominentes. Su captura suele darse, cuando visitamos playas mixtas y por supuesto en roquedos.

¡¡¡Vamos de pesca!!!
Suponemos que visitamos un pesquero nuevo del que no tenemos referencias. El parte meteorológico nos augura mar de fondo, así que nos prepararemos para una jornada en la rompiente!!!!

El sargo en la rompiente

Diferentes tipos de cebos

El sargo, tiene una alimentación omnívora, entre la que se incluyen crustáceos, moluscos, algas, anélidos, pequeños peces, prácticamente no le hace ascos a ningún cebo. Eso si no os confundais, es muy frecuente que recele de cebos mal presentados y en mal estado.

Los ejemplares jóvenes tienen una mayor proporción de gusanas en la dieta, mientras que los ejemplares adultos basan sobretodo su alimentación en crustáceos (galeras, cangrejos, camarones, pulga de mar, ermitaños, etc) y moluscos (navajas, mejillones, etc).

Esto ya nos puede dar una idea de cómo podemos localizar si tenemos movimiento de sargos (las gusanas serán rápidamente atacadas por sargos pequeños y medianos, no dando tiempo muchas veces a que lleguen los grandes ejemplares) y cómo podemos ser selectivos con el tamaño además de con el número de anzuelo (un cebo duro como el cangrejo o una navaja licrada, colocada en la zona que previamente marcamos como zona de paso nos puede dar la sorpresa de capturar un buen ejemplar).

Como consejo, daremos prioridad a cebos frecuentes en la zona, siendo importante tener en cuenta que con las condiciones de oleaje y turbiedad emplear cebos de gran presencia y/o poder atrayente (americano, coco, galera, funda etc)

El sargo en la rompiente

Un sargo recién pescado

Materiales y aparejos

Hilo del carrete: deberemos pescar con plomos que aguanten fuertes corrientes y gramajes altos, por lo que emplearemos un hilo que nos permita desenterrar el plomo con total seguridad.

  • Si el fondo es de arena: por norma general un 25/100 más puente es suficiente si no podemos subir al 30/100 más puente.
  • Si el fondo es mixto: si hemos localizado los canales y pozos de arena, podemos arriesgar  con el 25/100 si nos quedan muy lejos en pleamar. Sino la mejor opción para no arriesgar nuestro aparejo y posibles piezas, es un 35/100 directo de buena calidad o un 40/100.

Aparejo: los aparejos que mejor funcionan para pescar en estas condiciones son un anzuelo simple (urfe, perla 4 agujeros, micro-rolling).

Si las condiciones de mar nos lo permiten, podemos utilizar un aparejo de dos anzuelos rastreros largos. Esto nos permitirá emplear varios cebos al mismo tiempo y ver cuál da mejor resultado, y una vez que localices a los sargos no dudéis en que aumentará nuestras capturas. Sin embargo, cuando las condiciones de mar están realmente difíciles, deberemos renunciar a este aparejo porque nos causará constantes enredos.

El sargo en la rompiente

Día de pesca en la playa

Hilo para gametas: un fluorocarbono 100% disminuirá nuestros enredos en gran medida, gracias a su mayor rigidez, tanto si es de día como si es de noche. ¿¿Grosores?? Lo más fino que nos permita la orografía del fondo y las condiciones de mar del momento. Cuanto más fino, mayor naturalidad y movimiento de nuestro debo. La experiencia al final os dirá que grosor montar en cada momento después de mucha prueba y error y muchos enredos. A veces, tenemos gran oleaje en superficie, pero si es una playa con gran calado puede que haya poca corriente de fondo y nos deje pescar con un 28/100. En otras ocasiones, con gran corriente de fondo, deberemos tanto aumentar el grosor como acortar la longitud de nuestras gametas para evitar enredos.

Anzuelos: ¡¡fuertes!! La dentadura del sargo es muy potente, un ejemplar grande puede partirnos un anzuelo sin problemas. Un anzuelo tipo chinu en vanadio o carbono, nos asegura una buena resistencia y una buena clavada.

Plomos: pirámides, estrellas, grapas, etc y en los gramajes adecuados para la potencia de nuestra caña. Si no podemos pasar de 130 gramos, siempre será mejor para nuestro material un plomo de grapa de 130 gramos a una pirámide de 150 gramos.

Llegamos a la playa ¿Dónde me pongo?

En primer lugar y siempre que nos sea posible, es recomendable visitar la zona de pesca en bajamar (Atlántico). Esto nos dará posibles referencias de zonas de piedra con posible comida que luego queden sumergidas, pequeñas depresiones en la arena que con la subida de la marea formarán un pozo.

Debemos intentar localizar las corrientes de entrada y salida de la playa: una corriente de entrada, se delata por dejar en esa zona conchas, piedras, etc. Si las conchas se encuentran sin abrir y frescas (coquinas, navajas), gran noticia!!! Seguramente tengas en esa zona una reserva de alimento para los peces, con lo cual es buen sitio para calar nuestros cebos. Un gran indicador en el mar mediterráneo.

Una corriente de salida, se localiza fácilmente, en los días de temporal, la ola llega más arriba que el resto y tiene gran resaca en su retroceso, arrastrando todo tipo de nutrientes hacia adentro. En pleamar, será un buen sitio para probar lanzando en la zona de corriente, ya que los peces aprovecharán esta corriente para comer mientras se acercan a la orilla.

El sargo en la rompiente

Mango para la caña de pescar

Pozos y canales: suelen localizarse por una ruptura en la barra de espuma de la ola. Localizar estas zonas, puede ser decisivo en nuestra jornada de pesca, ya que es donde suelen acumularse los nutrientes arrastrados por las corrientes. Si hacemos una buena presentación de nuestro cebo en estas zonas, no dudéis que tarde o temprano tendréis picada.

Zonas de piedra: si hemos localizado afloramientos rocosos, debemos inspeccionarlos en busca de alimento (mejillones, lapas, gusanas enterradas, etc). Si las piedras tienen comida, podemos arriesgar y por seguro que obtendremos ¡¡una gran recompensa!! Con la pleamar los grandes ejemplares de sargo merodean por estas zonas en busca del alimento arrancado por las olas. Preparaos para buenas picadas, no sería raro que un gran breado sucumba a vuestro cebo.

Playas profundas: nos será muy fácil localizar los pozos y canales, así como las corrientes de entrada y salida. La mayor parte del tiempo no necesitaremos lances largos, ya que los pozos que más alimento acumulan se encuentra realmente cerca de la orilla.

Playas planas: en el momento en que se levanta mucho mar, es difícil vislumbrar los pozos y canales. Debemos estar atento en las quedadas por si éstas revelasen alguna característica del fondo. Una vez situados, debemos intentar lanzar una caña por detrás de donde rompe la primera ola, ya que indica que ahí está el talud de la playa y por ende, por detrás habrá una mayor profundidad, las corrientes depositarán en esa zona el alimento y será probablemente zona de paso. No dudaremos en realizar numerosas pruebas en la zona de rebalaje, ya que la constante espuma y revolver del fondo, es el ambiente preferido del sargo, comiendo muchas veces en menos de un metro de agua.

Ahora, solo queda cebar nuestras cañas, lanzar y pasar una jornada perfecta practicando este gran deporte.

 

 

Por | 2017-05-04T10:30:09+00:00 julio 8, 2015|Surf Casting|7 Comentarios
Manuel Alejandro Fernández Magdalena
Manuel Alejandro Fernández Magdalena Decathlon Lugones

7 Comentarios

  1. Pablo Bercianos julio 11, 2015 en 3:16 pm - Responder

    Gran artículo Manu! Se nota tu pasión por este deporte y las muuuuchas horas de pesca
    Un abrazo,

  2. Menendez Gallego Alvaro julio 13, 2015 en 2:25 am - Responder

    porfin un articulo de pesca sin dejarse nada en el tintero tomo nota muchas gracias.

  3. Oscar Galache Ponce julio 16, 2015 en 9:22 am - Responder

    Buenas explicaciones compañero

  4. Cantina Tito Jose julio 16, 2015 en 7:44 pm - Responder

    Muy bueno,hace veinticinco años me hubiese ahorrado muchas comeduras de tarro.

  5. Pesca Cosmar agosto 13, 2015 en 5:40 pm - Responder

    Genial, la verdad es que lo explica con pelos y señales, nadie puede perderse. Muchas gracias

  6. Sergy Beat octubre 19, 2015 en 6:19 pm - Responder

    Magnifico articulo felicidades.

  7. Manuel López Guerrero octubre 22, 2015 en 10:20 pm - Responder

    Gracias por la mejor información que he recibido en muchos años

Deje su comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de elaborar estadísticas y analizar el uso de la página. Marque la casilla si consiente la instalación de cookies con las finalidades expresadas. Puede cambiar su configuración u obtener más información en nuestra Política de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar