La pesca de la trucha con cucharilla

Inicio/La pesca de la trucha con cucharilla

La pesca de la trucha con cucharilla

José Carlos Carrascal 05 Jun 2017

Te apetece pescar truchas y no dominas el arte de la pesca a mosca? En este artículo aprenderás las claves de cómo utilizar la cucharilla, un señuelo de los de toda la vida, pero muy efectivo en determinadas condiciones…

la pesca de la trucha con cucharilla

La pesca de la trucha

La trucha común Salmo trutta es una de las especies más deportiva de nuestros ríos, y además una de las pocas autóctonas que quedan. A continuación voy a compartir con vosotros algunas de las claves de la pesca de la trucha en la modalidad “spinning”, concretamente con cucharillas.

Toda esta información es extensible a la pesca de la trucha arcoiris Oncorhynchus mykiss, pero al ser una especie alóctona, cuya presencia en nuestros ríos se debe a sueltas, he decidido centrarme en nuestra trucha común.

La trucha es un pez básicamente depredador, que se alimenta de pequeños vertebrados e invertebrados, dependiendo fundamentalmente de la presencia de alimento en el río que habite. Si los peces de pequeño tamaño (peces pasto) son abundantes en su hábitat, pasarán a formar una parte importante de su dieta, pero generalmente los invertebrados siempre serán su alimento principal.

Como ya hablaremos de la pesca a mosca en otros artículos, en este me voy a centrar en la cucharilla, señuelo que todos conoceréis y cuya forma y movimiento intentan imitar a un pequeño pececillo. Mediante esta técnica podremos capturar truchas que estén alimentándose de pez pasto, pero también podemos simplemente provocar a truchas que estén apostadas y que ataquen por agresividad al ver pasar el señuelo por delante de su boca.

la pesca de la trucha con cucharilla

La cucharilla

Este señuelo es especialmente efectivo en ríos con corrientes moderadas, aunque también puede ser utilizado con éxito en pequeños lagos o embalses. Para este tipo de aguas estancadas, quizás haya otros señuelos que por su mayor realismo puedan ser más productivos: pequeños peces artificiales y vinilos de un tamaño también comedido por ejemplo.

Volviendo a la cucharilla tenemos distintos tamaños, distintos colores y distintas formas de la pala. En función del tamaño de las truchas y de su agresividad utilizaremos tamaños acordes con estos factores. Las cucharillas de los números 0, 1, 2 y 3 son las más utilizadas.

En cuanto a la forma de la pala tenemos 2 posibles: con forma de hoja de olivo y más redondeada. La elección de la misma la haremos en función de la corriente: principalmente utilizaremos cucharillas más redondeadas para corrientes leves y cucharillas con forma de hoja de olivo para corrientes más intensas, pues profundizan mejor.

Dentro de la gama de cucharillas de nuestra marca Caperlan, tenemos ejemplos de cucharillas con pala redondeada: modelos denominados ponga o weta y cucharillas con pala en hoja de olivo: modelos taro.

La elección del color dependerá de las condiciones de luminosidad y de la turbidez o claridad de las aguas. En aguas claras utilizaremos colores naturales que imiten al pez pasto, en aguas oscuras colores más llamativos que contrasten con el color del agua para facilitar que las truchas localicen el señuelo. No obstante en muchas ocasiones los colores tradicionales: oro y especialmente plata, con puntos o sin ellos, nos darán grandes resultados. El color plata es el más polivalente, destacando su rendimiento en días nublados y el oro suele funcionar mejor en días más despejados. Aun así esto son todo recomendaciones, y no siempre tienen porqué resultar, lo ideal es probar unos u otros hasta ir sacando nuestras propias conclusiones y así poder elegir con el mejor criterio posible.

Por último me gustaría recomendaros el uso de anzuelos sin muerte. La trucha es un pez muy delicado y muchas veces una trucha pequeña no dudará en embocar cucharillas de gran tamaño, cuyo anzuelo triple les haría mucho daño… Hay cucharillas que vienen ya con el anzuelo sin muerte, pero con las que no, tenemos la opción de quitar el triple (y guardarlo para utilizarlo en otras ocasiones) y colocar un anzuelo sin muerte al final de nuestra cucharilla. Probablemente se nos suelten más peces, sí, pero si queremos practicar una pesca realmente deportiva en la cual los peces no sufran, esta es nuestra mejor opción.

El equipamiento

En cuanto al equipamiento, es muy recomendable (en algunos ríos imprescindible) el uso del vadeador y chaleco. En función de la temperatura del agua y del exterior optaremos por un vadeador de neopreno o transpirable, aunque si el río que pescamos es poco profundo, también podremos optar por el uso de botas altas.

Es muy conveniente el uso de un chaleco de vadear también, para que podamos llevar nuestras cucharillas y herramientas, y el uso de la sacadera es prácticamente imprescindible con esta especie, pues es muy delicada y escurridiza.

Por último en cuanto a la caña, lo ideal sería una caña de entre 1’80 y 2’10 metros, de acción de punta o semiparabólica, light o medium / light y con una potencia entre 1 y 10 gramos. En función del tamaño y el peso de las cucharillas que vayamos a utilizar, nos decantaremos por potencias un poco superiores o inferiores, pero para esta pesca es fundamental que sea una caña ligera y corta para poder desenvolvernos entre la vegetación.

El tamaño del carrete será acorde con la caña, un 1000, o 2000 como mucho y en la mayoría de los casos lo llenaremos de monofilamento entre 0,16 y 0,22 mm. El set Axion Light puede ser una gran elección tanto para el pescador ocasional como el regular, pues su relación calidad / precio es excelente.

la pesca de la trucha con cucharilla

La técnica

Por último esta modalidad no exige una gran habilidad técnica. Nos limitaremos a pescar avanzando río arriba (para no alertar a las truchas con nuestros movimientos) y a hacer lances perpendiculares a la corriente, más bien ligeramente inclinados corriente arriba, para luego recoger la cucharilla a medida que es arrastrada por la corriente. En función de la intensidad de la corriente y de la actividad de las truchas nuestras recogidas serán más o menos rápidas, con la única limitación de que la pala de la cucharilla tiene que estar girando en todo momento, no es un señuelo con el cual podamos hacer paradas.

Cuando lleguemos a pozas dejaremos bajar más la cucharilla y cuando estemos en zonas menos profundas recogeremos más rápidamente, con la caña en vertical y el puntal orientado hacia arriba, para evitar posibles enganches.

A veces las truchas perseguirán nuestra cucharilla y no embocarán, otras veces embocarán sin dudarlo, otras simplemente ignorarán el engaño… Aquí entra la pericia de cada uno para descubrir qué tipo de presentación es capaz de provocar más picadas.

Para acabar os deseo mucho éxito en vuestras jornadas, que disfrutéis de la pesca de un pez tan luchador como nuestra trucha común y que no olvidéis que la única manera de poder asegurarnos seguir pescando en el futuro es soltando todas nuestras capturas.

¡Gracias por leer mi artículo! Si quieres saber más sobre las truchas déjame un comentario o consulta nuestro catálogo de pesca.

¡Un saludo y buena pesca!

José Carlos Carrascal
Vendedor de pesca
Ven a conocer a José Carlos en la tienda de Decathlon Salamanca

Por | 2017-06-02T18:03:44+00:00 junio 5, 2017|Spinning Agua Dulce, Trucha|Sin comentarios

Acerca del autor:

Deje su comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de elaborar estadísticas y analizar el uso de la página. Marque la casilla si consiente la instalación de cookies con las finalidades expresadas. Puede cambiar su configuración u obtener más información en nuestra Política de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar